top of page

Cirrosis de higado.

La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por varias condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, el hígado graso y el abuso del alcohol. La cicatrización disminuye la capacidad del hígado para funcionar normalmente.


El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales.


¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, los síntomas de la cirrosis no son detectables hasta que el daño en el hígado se encuentra en una fase avanzada. Los síntomas pueden incluir:


* Náuseas

* Pérdida del apetito

* Aumento de peso/formación de ascitis

* Ictericia

* Picazón en la piel

* Fatiga

* Aparición fácil de moretones

* Hinchazón abdominal


¿Cómo se diagnostica la cirrosis del hígado?


La cirrosis se puede diagnosticar con pruebas radiológicas tales como la tomografía computarizada (TC), el ultrasonido o la resonancia magnética nuclear (RMN), o mediante una biospia por punción del hígado. También se puede diagnosticar la cirrosis utilizando una nueva técnica por imágenes denominada elastografía, que se puede realizar con ultrasonido o con RMN. Actualmente no existe cura para la cirrosis. Su médico podría tratar sus síntomas causados por la cirrosis recomendándole cambios en el estilo de vida, medicamentos, o un desvío portosistémico intrahepático transyugular. El trasplante de hígado es también una opción para algunos pacientes.


¿Cómo se trata la cirrosis del hígado?

Si bien no existe una cura para la cirrosis, su médico puede recomendar varios tratamientos para ayudar a reducir la velocidad de la cicatrización y aliviar los síntomas. En primer lugar, su médico puede intentar tratar la enfermedad subyacente, que es la causa de la cirrosis, a través de medicamentos, la pérdida de peso o programas de tratamiento para el alcoholismo. Para tratar los síntomas de la cirrosis misma, su médico le puede recomendar:

  • Cambios en el estilo de vida que incluyen cambios en la dieta tales como una dieta baja en sodio o a base de vegetales, y el abandono del consumo de alcohol.

  • Se pueden prescribir medicamentos como los antibióticos para evitar infecciones, como así también vacunas contra la hepatitis viral, la neumonía y la gripe, que lo ayudarán a evitar posibles enfermedades que podrían causar infecciones. Su médico también le puede prescribir medicamentos para ayudar a reducir las toxinas en la sangre.

  • Desvío portosistémico intrahepático transyugular (TIPS): es un procedimiento para tratar la hipertensión portal debida a la cirrosis. Un radiólogo de intervención utiliza una técnica de toma de imágenes llamada fluoroscopia para colocar un pequeño tubo (stent) para así proporcionar un canal abierto para que la sangre fluya libremente de ida y de vuelta a través del hígado.

  • Cirugía: en casos muy graves, es posible que se requiera de un transplante de hígado. En un trasplante de hígado se sustituye el hígado dañado con uno sano, proveniente de un donante.

 

Tomado de: RadiologyInfo para pacientes

100 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page