top of page

Recomendaciones 2021 para una alimentación saludable de la Asociación Americana del Corazón

La Asociación Americana del Corazón acaba de publicar su “Guía Dietética del 2021 para Mejorar la Salud Cardiovascular” el 2 de noviembre del 2021, que incluye, entre otras cosas, recomendaciones para un entorno alimenticio saludable. Entérate en esta columna. En su nueva Declaración Científica, la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) destacó los siguientes puntos:


  • Presenta 10 características clave de un patrón de alimentación saludable para el corazón que pueden ayudar a reducir la enfermedad cardíaca y el riesgo de un accidente cerebrovascular en todas las etapas de la vida.

  • Enfatiza un patrón dietético general, para apoyar la salud cardiovascular y el bienestar general, que se adapta a las preferencias personales, las prácticas étnicas y religiosas y las etapas de la vida.

  • Por primera vez, la Asociación resume la evidencia que aborda la sostenibilidad, señalando que los patrones de alimentación saludables para el corazón también son buenos para el medio ambiente.

  • También por primera vez, la declaración enumera varios desafíos, incluyendo los factores sociales que hacen que sea más difícil adoptar o mantener un patrón de alimentación saludable para el corazón, y sugiere medidas de salud pública para abordar estos desafíos, incluyendo la introducción temprana de la educación alimenticia y nutricional a todos los niveles escolares.

La AHA enfatiza la importancia del patrón de la alimentación en vez de alimentos o nutrientes individuales y subraya el papel tan importante que tiene la nutrición en todas las etapas de la vida. Estas características se pueden adaptar a lo que le gusta o no a a cada uno, a las tradiciones culturales y si se come en casa o no. Según la declaración, la última evidencia científica demuestra los beneficios de la alimentación saludable para el corazón a través de la vida y que una dieta de baja calidad se asocia con un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte. De allí la importancia de tener un equilibrio, con variedad en la cantidad y la combinación de los alimentos y las bebidas que se consumen regularmente. La declaración también habla del papel crítico de la educación, de iniciar una alimentación sana a temprana edad y mantenerla a través de la vida, así como de los desafíos sociales y de otro tipo que pueden dificultar la adopción o el mantenimiento de un patrón de dieta saludable para el corazón.

La declaración detalla 10 características de un patrón dietético para promover la salud del corazón:

  1. Equilibrar la ingesta de alimentos y calorías con la actividad física para mantener un peso saludable.

  2. Elegir una amplia variedad y comer muchas frutas y verduras para obtener una gama completa de nutrientes de los alimentos en lugar de los suplementos;

  3. Elegir cereales integrales y otros alimentos compuestos principalmente por cereales integrales;

  4. Incluir fuentes saludables de proteínas magras y / o con alto contenido de fibra, como proteínas vegetales (nueces y legumbres), pescado o mariscos, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa y cortes magros de carne, y limitar las carnes rojas y procesadas;

  5. Utilizar aceites vegetales líquidos no tropicales como el aceite de oliva o de girasol;

  6. Elegir alimentos mínimamente procesados en lugar de alimentos ultra-procesados tanto como sea posible;

  7. Minimizar la ingesta de bebidas y alimentos con azúcares añadidos;

  8. Elegir o preparar alimentos con poca o sin sal;

  9. Limitar el consumo de alcohol; si no bebe, no empiece; y

  10. Aplicar esta guía sin importar dónde se preparen o consuman los alimentos.

En cuanto a los alimentos procesados, incluye a las carnes ahumadas, o que se preservan añadiendo conservantes químicos, y alimentos de origen vegetal a los que se les han agregado sal, azúcar o grasas. Muchas carnes procesadas tienen un alto contenido de sal, grasas saturadas y colesterol. La investigación muestra que reemplazar la carne procesada con otras fuentes de proteínas se asocia con tasas de mortalidad más bajas. Los alimentos ultra-procesados son aquellos que además de la sal agregada, los edulcorantes o la grasa, incluyen también colorantes, sabores y conservantes artificiales que promueven la estabilidad en el almacenamiento, conservan la textura y aumentan su palatabilidad.

Por primera vez, la cuestión de sustentabilidad se incluye en la guía dietética de la AHA. Una dieta saludable para el corazón también puede ayudar al ambiente.

Los productos de origen animal que se consumen habitualmente, en particular las carnes rojas (res, cordero, cerdo, ternera, venado o cabra), tienen el mayor impacto ambiental en términos de uso del agua y de la tierra, y contribuyen significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero. Por lo tanto, cambiar la dependencia de la carne a las proteínas vegetales puede ayudar a mejorar la salud individual y del medio ambiente.

Sin embargo, señala el comunicado, no todas las dietas sostenibles son saludables para el corazón. Por ejemplo, si una dieta basada en plantas incluye muchos carbohidratos refinados y azúcares agregados, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

Se necesitan cambios sociales para apoyar una alimentación saludable para el corazón. Por primera vez, la guía dietética de 2021 analiza varios desafíos que pueden dificultar la adopción o el mantenimiento de una dieta saludable para el corazón. Éstos incluyen:

  • Información errónea generalizada sobre la alimentación procedente del Internet;

  • Falta de educación nutricional en las escuelas primarias y las escuelas de medicina;

  • Falta de seguridad alimenticia y nutricional: según las referencias citadas en la declaración, se estima que 37 millones de estadounidenses tenían acceso limitado o inestable a alimentos seguros y nutritivos en 2020;

  • Racismo estructural y segregación de vecindarios, por el cual muchas comunidades con una mayor proporción de diversidad racial y étnica tienen pocas tiendas de comestibles, pero muchos establecimientos de comida rápida; y

  • Venta directa de alimentos y bebidas no saludables a personas de diversos orígenes raciales y étnicos a través de campañas publicitarias personalizadas y patrocinio de eventos y organizaciones en esas comunidades.

Según el comunicado de la Asociación Americana del Corazón, se requieren acciones de salud pública y cambios en las políticas para abordar estos desafíos y barreras. La declaración concluye que “Crear un entorno que promueva y apoye la adherencia a patrones dietéticos saludables para el corazón entre todas las personas es un imperativo para la salud pública”. Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados. Imagen: ©Shutterstock / udra11

215 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page