top of page

El ojo seco afecta a millones de personas

  • Las causas del ojo seco son variadas, pero recientemente se está poniendo el foco en el ácaro Demodex y que parece que puede ser la causa de la blefaritis, un factor desencadenante del ojo seco

  • Entre 16,7 y 50,2 millones de personas padecen de ojo seco solo en los Estados Unidos, siendo una condición bastante común que puede provocar síntomas incómodos

  • Aunque el ojo seco es una enfermedad crónica que no puede curarse por completo, su manejo adecuado puede reducir las molestias, mejorar la calidad de vida y prevenir posibles lesiones oculares

El ojo seco es una enfermedad crónica que afecta a un porcentaje significativo de la población mundial. Consiste en una condición en la cual los ojos no producen suficiente lágrima o las lágrimas se evaporan demasiado rápido. Las lágrimas son esenciales para mantener la salud ocular, ya que ayudan a lubricar, nutrir y proteger los ojos. Cuando no hay suficiente producción o se produce un desequilibrio en su composición, puede provocar una serie de síntomas incómodos.


Esta es una patología bastante común que afecta a millones de personas en los Estados Unidos cada año, estimándose que puede afectar solo en este país a entre 16,7 y 50,2 millones de personas. En diferentes estudios, la prevalencia del ojo seco sintomático en los Estados Unidos varía entre 6,8 % y el 21,6 %. También se observa que es una condición que afecta más a las mujeres. Así, la prevalencia del síndrome de ojo seco en Estados Unidos es del 7,8% en mujeres y del 4,7% en hombres mayores de 50 años.

¿Cuáles son las causas del ojo seco?

El ojo seco puede ser atribuido a múltiples factores, y es común encontrar la coexistencia de dos o más de ellos en un mismo paciente. Algunas de las causas y factores de riesgo más comunes incluyen:

1. Alteraciones en las glándulas de Meibomio: Estas glándulas son responsables de proporcionar lípidos esenciales para la lágrima, y su disfunción puede conducir al desarrollo del ojo seco.

2. Edad: El ojo seco es más frecuente a medida que envejecemos, especialmente en mujeres después de la menopausia.

3. Medicamentos: Algunos medicamentos, como antidepresivos o antipsicóticos, pueden contribuir al desarrollo del ojo seco.

4. Enfermedades autoinmunes: Condiciones como la artritis reumatoide están asociadas con un mayor riesgo de ojo seco.

5. Estilo de vida: El estilo de vida actual puede influir significativamente en el desarrollo del ojo seco. “Factores como la nutrición, el uso de cosméticos, el entorno ambiental, el uso de pantallas y las lentes de contacto actúan como factores de riesgo en el desarrollo de esta afección”, explica el Dr. Nuno Moura-Coelho, oftalmólogo especialista en tratamiento de ojo seco, blefaritis y disfunción de las glándulas de Meibomio del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de Barcelona, España.

Este experto destaca también una causa relativamente desconocida de ojo seco: el ácaro Demodex. “Este ácaro habita en las pestañas de muchas personas y puede causar una inflamación en los párpados conocida como blefaritis. Esta inflamación, a su vez, puede desencadenar el desarrollo del ojo seco”. Aunque durante mucho tiempo se les ha considerado un espectador amistoso de la piel normal, a veces los ácaros Demodex pueden superpoblar. En los párpados, una alta concentración de estos ácaros se ha relacionado con la blefaritis crónica, así como con otras afecciones oculares. La prevalencia de la blefaritis se estima en un 30% de la población, y su identificación y tratamiento adecuados son fundamentales para el manejo del ojo seco.

Todavía no existe un acuerdo sobre la cantidad de ácaros que es “normal”, ya que a veces se pueden encontrar grandes cantidades de éstos en personas sanas y sin síntomas. Sin embargo, un número creciente de oftalmólogos cree que el Demodex puede estar siendo pasado por alto en los pacientes. Esto puede ser cierto porque los médicos aún no tienen claro qué es lo primero: una afección ocular inflamatoria que permite la proliferación de ácaros, o una población de ácaros fuera de control que provoca una afección ocular inflamatoria. Además, los ácaros pueden pasar desapercibidos si los médicos no los buscan específicamente.

Claves para el manejo del ojo seco

Aunque el ojo seco es una enfermedad crónica que no puede curarse por completo, su manejo adecuado puede reducir las molestias, mejorar la calidad de vida y prevenir posibles lesiones oculares. Aquí hay ocho consejos clave para minimizar el impacto del ojo seco:

1. Higiene: Realizar una adecuada limpieza de los párpados puede ayudar a eliminar el exceso de bacterias y grasa, mejorando la calidad de la lágrima.

2. Lentes de contacto: Si usas lentes de contacto, es importante seguir las recomendaciones de uso adecuado, utilizar el tipo de lentes adecuado para tu caso y realizar un mantenimiento adecuado.

3. Medidas ambientales: Evitar la exposición excesiva a la calefacción, el aire acondicionado y los ambientes contaminados puede ayudar a reducir los síntomas del ojo seco. El uso de humidificadores y gafas con filtros solares adecuados también puede ser beneficioso.

4. Hábitos: Evitar frotarse los ojos de manera frecuente y realizar descansos visuales durante actividades que requieren un esfuerzo visual prolongado pueden prevenir la irritación y el empeoramiento de los síntomas del ojo seco.

5. Suplementos de Omega 3: El consumo de suplementos ricos en ácidos grasos Omega 3 puede mejorar la calidad de la lágrima y reducir la inflamación ocular.

6. Antiinflamatorios: En casos específicos, el uso de antiinflamatorios puede ser recomendado por un especialista para tratar la inflamación asociada al ojo seco.

7. Antibióticos: En casos de blefaritis u otras infecciones oculares, el uso de antibióticos puede ser prescrito por un especialista.

8. Revisiones periódicas: Realizar revisiones regulares con el oftalmólogo es fundamental para el seguimiento y ajuste del tratamiento según las necesidades individuales de cada paciente.

El ojo seco es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Comprender las causas y los factores de riesgo asociados, así como adoptar medidas preventivas y un enfoque adecuado para su manejo, puede ayudar a mejorar la calidad de vida. Mediante el cumplimiento de los consejos de los especialistas se puede minimizar el impacto del ojo seco y aliviar los síntomas asociados a esta afección ocular común. Recuerda siempre consultar a un oftalmólogo para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado.

Por Miguel Ramudo © 2023 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN). All rights reserved.

26 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page