top of page

Interacciones entre alimentos y medicamentos: Lo que debes saber

Generalmente cuando pensamos en interacciones, pensamos en lo que puede suceder cuando mezclamos dos medicinas, o incluso cuando mezclamos una medicina con un suplemento, una vitamina o una hierba. Pero las interacciones también pueden ocurrir cuando se mezclan algunas medicinas con algunos alimentos. Pueden ocurrir cuando las personas desconocen la posibilidad de esta interacción. Por eso es importante conocerlas.


De acuerdo con el National Health Survey, una encuesta realizada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos en 2018, después de ajustar por edad, alrededor del 34 por ciento de los adultos toma de 1 a 4 medicamentos recetados, y el 11 por ciento toma 5 o más. Y los adultos en la tercera edad, de acuerdo con un estudio en JAMA Internal Medicine, toman 5 o más medicamentos, aumentando su riesgo de interacciones aún más. Este estudio también encontró un aumento en su uso de suplementos, a pesar de la falta de evidencia de beneficios clínicos.

Además de los posibles efectos secundarios que puede tener cualquier medicina, suplemento, hierba, etc. recetada o que se venda sin receta, estos productos podrían interactuar entre sí y/o con algunos alimentos o bebidas. Una interacción es una situación en la cual una sustancia afecta la actividad de otra. El efecto puede aumentarse o disminuirse, o se puede producir un efecto nuevo que ninguna sustancia produce por sí sola. Las interacciones pueden suceder por uso accidental o porque se desconoce la presencia de los ingredientes activos en las sustancias involucradas. Es importante que estés enterado si existe una interacción, y que le preguntes a tu médico o farmacéutico. El riesgo de interacciones es del 15% si se toman dos medicinas, aumenta al 40% si se toman cinco medicinas y es del 80% si se toman siete medicinas. Las medicinas y los alimentos interactúan entre sí:

  • Las medicinas afectan el estado de nutrición del cuerpo, actúan en los sentidos, el apetito y el consumo de alimentos

  • Por el otro lado, los alimentos, o uno de sus componentes, pueden afectar la biodisponibilidad y la vida media (las concentraciones circulantes en la sangre de las medicinas), resultando en un mayor riesgo de toxicidad y sus efectos adversos, o su fracaso terapéutico.

Entre las reacciones se encuentran:

  • Dos medicinas con propiedades similares pueden aumentar el efecto de cada una por sí sola.

  • Una medicina con efecto opuesto a otra puede cancelar el efecto de la otra.

  • Una medicina puede alterar la concentración de otra.

  • Un alimento o una bebida puede interactuar con una medicina. Por ejemplo, el alcohol puede causar más sueño con medicinas que dan sueño; el café puede interactuar con medicinas para la hipertensión o para el corazón.

  • Una medicina puede interactuar con condiciones medicas subyacentes. Por ejemplo, las gotas descongestionantes nasales que causan vasoconstricción (estrechamiento) de las arterias pueden agravar la presión arterial en alguien con hipertensión.

  • Una medicina puede interactuar con una variedad de los cientos de suplementos y hierbas que se venden sin receta, y tener efectos similares a las interacciones de dos medicinas.

Las interacciones también dependen da la edad de la persona, su genética, otras condiciones médicas, su dieta, su ejercicio y el tiempo que ha tomado las medicinas. O sea, las interacciones pueden ser complicadas.

¿Qué significa esto en términos prácticos? La persona tendrá que aprender qué medicina tendrá que tomar en ayunas o con el estómago vacío, cuál puede combinar con comida y cuáles alimentos o bebidas tendrá que evitar.

Por ejemplo, una persona que toma estatinas para bajar el colesterol deberá evitar la toronja o el pomelo, porque bloquea una enzima que metaboliza esta medicina y eleva su concentración en la sangre y puede ser tóxica. Por otro lado, una persona que toma el antihistamínico Allegra para alergias, que se compra sin receta, no debe comer toronja o pomelo porque tiene el efecto opuesto, disminuye la concentración de la medicina en la sangre y no es tan eficiente.

Algunos ejemplos de alimentos y suplementos que interactúan con medicamentos:

  • Brócoli, colecitas de Bruselas, repollo, col rizada, espinacas: No se deben mezclar con anticoagulantes como la warfarina o el Coumadin. Esto se debe a que estos alimentos son altos en vitamina K y contrarrestan el efecto de la medicina.

  • Alcohol: Puede agregar efectos secundarios como somnolencia cuando se toma con antihistamínicos, medicinas psiquiátricas y para el sueño. Puede causar daño hepático (en el hígado) cuando se toma con acetaminofeno (Tylenol) y otras medicinas para bajar la fiebre, y puede aumentar el riesgo de efectos secundarios peligrosos si se toman medicamentos narcóticos.

  • Plátanos o bananos, verduras de hoja verde, naranjas, sustitutos de la sal: No se deben mezclar con medicinas para bajar la presión o tratar la falla o insuficiencia cardiaca del grupo de los inhibidores de la ECA, como el captopril (Capoten), el enalapril (Vasotec) y el lisinopril Prinivil, Zestril). Así como algunos diuréticos que se usan para trata la retención de líquidos y la presión alta como el triamterene (Dyrenium). Lo que sucede es que estos alimentos contienen cantidades elevadas de potasio. En exceso, el potasio puede llevar a palpitaciones, latidos irregulares e incluso a la muerte.

  • Cafeína: No se debe mezclar con los broncodilatadores que se usan para el tratamiento del asma, por ejemplo, ya que pueden aumentar los efectos secundarios de irritabilidad, nerviosismo y taquicardia (latidos rápidos del corazón). La cafeína podría reducir el efecto de los medicamentos para el tratamiento de la hipertensión, ya que puede aumentar la presión arterial.

  • Queso, yogur, leche, suplementos de calcio, antiácidos con calcio: No se deben mezclar con el antibiótico tetraciclina. Lo que pasa es que el calcio en estos alimentos no permite que se absorba la tetraciclina. Es mejor tomarla una hora antes o dos horas después de comer.

  • Ginkgo Biloba: Este suplemento puede adelgazar la sangre (actuar como anticoagulante), por lo que, si se mezcla con aspirina, vitamina E, y/o warfarina, que tienen efectos similares, podría aumentar el riesgo de tener una hemorragia interior o un accidente cerebrovascular por sangrado (o sea, una hemorragia cerebral). Además, el ginkgo y el ginseng podrían tener interacciones con algunas medicinas psiquiátricas, incluyendo algunas para el tratamiento de la ansiedad. Finalmente, el ginkgo biloba disminuye la efectividad de algunas medicinas para la diabetes, para las convulsiones, y para el VIH/SIDA.

  • Ajo: Mientras comerlo en los alimentos como aderezo no es problemático, como suplemento en dosis altas sí lo es. Puede actuar como anticoagulante y, si se toman medicamentos anticoagulantes, aumentar el riesgo de sangrados. Puede reducir la efectividad de las píldoras anticonceptivas, de algunos medicamentos para el tratamiento del VIH/SIDA, de la ciclosporina, y de la isoniazida para la tuberculosis.

Existen muchos más. Como dicen: “Para muestra basta un botón”. Lo importante es que te informes.

¿Cómo evitar interacciones por drogas? Siempre pregúntale a tu médico o farmacéutico cuando recibas una medicina nueva:

  • ¿Cómo funciona esta medicina?

  • ¿Cómo debo tomarla?

  • ¿Debo de evitar algún alimento o bebida?

  • ¿Puedo tomarla con otras medicinas o suplementos?

  • ¿Hay signos o síntomas que debería conocer en relación con las interacciones?

  • ¿En dónde consigo más información acerca de esta medicina?

Idealmente, tu médico y tu farmacéutico deberían tener una lista actualizada de TODAS las medicinas, vitaminas, hierbas y suplementos que tomas, con la dosis. Es mejor si vas a la misma farmacia a recoger tus medicinas, de esta forma, el farmacéutico puede seguir todas tus medicinas y dejarte saber si nota alguna interacción. Esto debe incluir todo lo que tomas recetado y lo que compras sin receta. Recuerda que cualquier producto puede tener un efecto y/o una interacción. También es importante que hables con tu médico acerca de tu consumo de bebidas alcohólicas y, si tienes presión alta o problemas del corazón, de tu consumo de cafeína.

Es una buena idea que lleves contigo una lista actualizada de tus medicinas y suplementos con la dosis correcta. Mantente informado y sigue las instrucciones de tu médico y farmacéutico para que obtengas los máximos beneficios y evites las interacciones. Vida y Salud Media Group

105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page